20 de agosto de 2008

Historia de la Provincia de Santiago Rodriguez (Cuna de la Restauración)








Fecha de creación de la provincia: La provincia fue creada el 29 de diciembre de 1948, aunque entraría en vigencia el 1 de enero de 1950. Nombrada por el héroe de la Restauración, General Santiago Rodríguez, quien residía en Sabaneta, actual capital provincial.
Superficie: 1,111.14 kilómetros cuadrados.

Límites: Limita al Norte con las provincias Monte Cristi y Valverde, al Este con la provincia Santiago, al Sur con las provincias San Juan y Elías Piña y al Oeste con la provincia Dajabón.
Población (2002): 59,629 personas: 30,522 hombres y 29,107 mujeres.
Densidad: 54 habitantes/km2. Porcentaje de población urbana: 43.6%.
Ciudades principales:
Municipio cabecera: San Ignacio de Sabaneta, con 35,654 habitantes (16,270 urbana y 19,384 rural); coordenadas: 19° 25' N - 71° 20' W.
Otros municipios: Los Almácigos y Monción.
Montañas: En el norte de la provincia se encuentra la Sierra Samba y al Sur se encuentra la Cordillera Central.
Hidrología: Los ríos principales son el Guayubín y el Mao.
Economía: La única actividad económica de cierta importancia es la agricultura. Hay pequeñas agroindustrias, especialmente la de casabe en Monción.
Turismo: El turismo no es de importancia en esta provincia.
Santiago Rodríguez

Símbolo del Noroeste, cuna de la Restauración, gloria de la región, crisol de libertades. Un pueblo ceñido al destino histórico de sus grandes hombres y mujeres, que fueron por demás activistas del anticolonialismo y antianexionismo.

Esta comunidad conserva con legítimo orgullo en su registro heroico a hombres bravíos y altivos como José Cabrera, José Mártir, Ignacio Reyes, Pierre Thomas y su figura más impresionante: Santiago Rodríguez. Cuando los haitianos fueron derrotados en la batalla Beller, un pelotón invasor dirigido por los generales haitianos Denís, Hilaire y Mitel, se refugiaron en Dajabón. Desde allí fueron embestidos por el General Salcedo, desalojados huyeron hacia Haití, no sin antes producir grandes estragos a la población afectando su fuente económica.

El cuadro tétrico dejado por los invasores en su huida provocó una masiva emigración, lo que dio lugar a que Santiago Rodríguez con un grupo de hombres, entre ellos: Alejandro Bueno, Manuel Hernández, Feliciano Bueno y José Bueno; guiados por el instinto del progresista hacendado que era Rodríguez, fijaron sus ojos en las tierras de Sabaneta, inserta en las inmensas praderas del Despoblado.

A partir de la despoblación de Monte Cristi, muchos dueños de hatos se habían establecido con sus crianzas en las amplias campiñas del Despoblado, algunos de los cuales quedaron muy próximos a la más tarde Villa de Sabaneta, como fueron los hatos de Cercadillo, Arroyo Blanco, Agua Clara, Maguana y el de Los Campos.

Al fundarse Sabaneta, la descendencia de los dueños de esos hatos que llevaban muchos años residiendo en los alrededores, se conformaron en torno al nuevo poblado. Favoreciendo al desarrollo del mismo. Tan dinámico fue el crecimiento, que diez años después, en 1854 ya habían 21 bohíos, superando a Montecristi e igualando a Guayubín.

Sabaneta siguió por los triíllos del progreso y para el año 1855, 22 la ley No. 567 del 27 de Septiembre eleva esa comunidad a común de Santiago, con el nombre de San Ignacio de Sabaneta.
Sin embargo, durante el período anexionista 23 Sabaneta pierde la categoría de común y es nuevamente convertida en puesto cantonal, categoría que había conseguido en 1854. Derrotada la anexión, este cantón se cubrió con el manto de la gloria, es así como vuelve a sus raíces de común de la provincia de Santiago. Al adquirir Monte Cristi el estatus de provincia en 1879, Sabaneta cambia de jurisdicción, pasando a pertenecer a la nueva provincia.

Para el 1907 la zona urbana sabanetera contaba con seis calles en su mayoría rotuladas con el nombre de héroes nativos, hombres distinguidos en las epopeyas independentistas y restauradoras. En el ámbito comercial y agrícola para ese mismo año, San Ignacio de Sabaneta poseía 194 predios y 17 hatos, 18 apiculturas, 5 comercios, 1 alfarería, 2 destilerías; se consigna también que el poblado poseía además: 1 relojería, 1 platería, 1 sastrería, 1 talabartería y 1 carpintería...

La Ley No. 1194 del 22 de octubre de 1936 designa la común de San Ignacio de Sabaneta con el nombre de Santiago Rodríguez, para glorificar al padre de la Restauración.
En 1948, 13 de mayo, las Leyes 1892 y 1995 elevan a Santiago Rodríguez a la anhelada categoría de provincia.
En la actualidad está conformada por los municipios: San Ignacio de Sabaneta, Monción y Los Almácigos.
Fecha de creación de la provincia: La provincia fue creada el 29 de diciembre de 1948, aunque entraría en vigencia el 1 de enero de 1950. Nombrada por el héroe de la Restauración, General Santiago Rodríguez, quien residía en Sabaneta, actual capital provincial.
Superficie: 1,111.14 kilómetros cuadrados.






Límites: Limita al Norte con las provincias Monte Cristi y Valverde, al Este con la provincia Santiago, al Sur con las provincias San Juan y Elías Piña y al Oeste con la provincia Dajabón.
Población (2002): 59,629 personas: 30,522 hombres y 29,107 mujeres.
Densidad: 54 habitantes/km2. Porcentaje de población urbana: 43.6%.
Ciudades principales:
Municipio cabecera: San Ignacio de Sabaneta, con 35,654 habitantes (16,270 urbana y 19,384 rural); coordenadas: 19° 25' N - 71° 20' W.
Otros municipios: Los Almácigos y Monción.
Montañas: En el norte de la provincia se encuentra la Sierra Samba y al Sur se encuentra la Cordillera Central.

Hidrología: Los ríos principales son el Guayubín y el Mao.
Economía: La única actividad económica de cierta importancia es la agricultura. Hay pequeñas agroindustrias, especialmente la de casabe en Monción.
Turismo: El turismo no es de importancia en esta provincia.

Santiago Rodríguez
Símbolo del Noroeste, cuna de la Restauración, gloria de la región, crisol de libertades. Un pueblo ceñido al destino histórico de sus grandes hombres y mujeres, que fueron por demás activistas del anticolonialismo y antianexionismo.

Esta comunidad conserva con legítimo orgullo en su registro heroico a hombres bravíos y altivos como José Cabrera, José Mártir, Ignacio Reyes, Pierre Thomas y su figura más impresionante: Santiago Rodríguez. Cuando los haitianos fueron derrotados en la batalla Beller, un pelotón invasor dirigido por los generales haitianos Denís, Hilaire y Mitel, se refugiaron en Dajabón. Desde allí fueron embestidos por el General Salcedo, desalojados huyeron hacia Haití, no sin antes producir grandes estragos a la población afectando su fuente económica.

El cuadro tétrico dejado por los invasores en su huida provocó una masiva emigración, lo que dio lugar a que Santiago Rodríguez con un grupo de hombres, entre ellos: Alejandro Bueno, Manuel Hernández, Feliciano Bueno y José Bueno; guiados por el instinto del progresista hacendado que era Rodríguez, fijaron sus ojos en las tierras de Sabaneta, inserta en las inmensas praderas del Despoblado.

A partir de la despoblación de Monte Cristi, muchos dueños de hatos se habían establecido con sus crianzas en las amplias campiñas del Despoblado, algunos de los cuales quedaron muy próximos a la más tarde Villa de Sabaneta, como fueron los hatos de Cercadillo, Arroyo Blanco, Agua Clara, Maguana y el de Los Campos.

Al fundarse Sabaneta, la descendencia de los dueños de esos hatos que llevaban muchos años residiendo en los alrededores, se conformaron en torno al nuevo poblado. Favoreciendo al desarrollo del mismo. Tan dinámico fue el crecimiento, que diez años después, en 1854 ya habían 21 bohíos, superando a Montecristi e igualando a Guayubín.
Sabaneta siguió por los triíllos del progreso y para el año 1855, 22 la ley No. 567 del 27 de Septiembre eleva esa comunidad a común de Santiago, con el nombre de San Ignacio de Sabaneta.

Sin embargo, durante el período anexionista 23 Sabaneta pierde la categoría de común y es nuevamente convertida en puesto cantonal, categoría que había conseguido en 1854. Derrotada la anexión, este cantón se cubrió con el manto de la gloria, es así como vuelve a sus raíces de común de la provincia de Santiago. Al adquirir Monte Cristi el estatus de provincia en 1879, Sabaneta cambia de jurisdicción, pasando a pertenecer a la nueva provincia.
Para el 1907 la zona urbana sabanetera contaba con seis calles en su mayoría rotuladas con el nombre de héroes nativos, hombres distinguidos en las epopeyas independentistas y restauradoras. En el ámbito comercial y agrícola para ese mismo año, San Ignacio de Sabaneta poseía 194 predios y 17 hatos, 18 apiculturas, 5 comercios, 1 alfarería, 2 destilerías; se consigna también que el poblado poseía además: 1 relojería, 1 platería, 1 sastrería, 1 talabartería y 1 carpintería...
La Ley No. 1194 del 22 de octubre de 1936 designa la común de San Ignacio de Sabaneta con el nombre de Santiago Rodríguez, para glorificar al padre de la Restauración.
En 1948, 13 de mayo, las Leyes 1892 y 1995 elevan a Santiago Rodríguez a la anhelada categoría de provincia.
En la actualidad está conformada por los municipios: San Ignacio de Sabaneta, Monción y Los Almácigos.
Información extraída de la página www bassebal reference.com